Archivo para la ‘Recetas’ Categoría

El ajaceite es la receta con la que volvemos en el 2º round del reto de El Asalta Blogs. He intentado tomarme esto también como un reto personal, en el que hacer recetas a las que no esté acostumbrado para, así, ir mejorando mis habilidades en la cocina.

Los dulces siempre se me han resistido un poco, así que, en un principio, probé con el cake de AOVE y miel; pero mi horno es una máquina incontrolable y en las dos ocasiones que intenté hacer este bizcocho el resultado final parecía salido de un reactor de Fukshima. Por dentro tenía una consistencia perfecta y el sabor era genial, pero la presentación era un completo desastre. Un desastre de aspecto carbonizado.

Así que resignándome, decidí aparcar la receta del cake hasta otra ocasión y buscar un nuevo botín con el que arrasar. Mi objetivo ha sido el ajaceite o ajoaceite, una salsa (¿o más bien puré?) típica de Aragón a base de patata, ajo, huevo y, por supuesto, aceite de oliva virgen extra. Así que, a pesar de su nombre, no hay que confundir este plato con el tradicional alioli (all-i-oli/ajo y aceite). Seguir leyendo

Este arroz con habas está muy lejos de ser una paella. Tanto como los 300 y pico de kilómetros que separan Madrid de Valencia. La paella me recuerda a playa, a verano, aromas marítimos y gaseosa fresquita. También a río y montaña, a los tiempos en los que se podía hacer fuego en el monte.

El aperitivo AOVE que hoy os traigo, no quiere ser una paella. No puede serlo. Igual que Madrid no puede ser el Levante. Y encima un arroz con habas a lo rápido. A lo madrileta. Que en Madrid siempre tenemos prisa. No, hombre, no. Este arroz es de batalla, para sacarte de un apuro si tienes invitados o mientras esperas con una cerveza o un vino blanco que se haga la comida. Pero si quieres aprender una versión más elaborada, te recomiendo esta de Los blogs de María.

El arroz es arroz normal y corriente, a diferencia del basmati que usamos con las brochetas de pollo. Y las habas, son habas baby de bote. Es decir, todo muy de andar por casa. Para terminar el aperitivo, yo lo acompaño con unos recortes de bacalao que había por el frigorífico.

Arroz con habas

Ingredientes (2 personas):

1 vaso de arroz. 1/2 bote de habas baby cocidas. 1/2 cebolla. 2 dientes de ajo. sal y pimienta. aceite de oliva virgen extra. 1/2 vaso de vino blanco. tiras de pimiento de piquillo.

Preparación:

Cocemos el arroz en bastante agua, con un chorro de AOVE, un diente de ajo, sal y una hoja de laurel. Mientras se va haciendo el arroz, picamos la 1/2 cebolla y el otro diente de ajo, y los sofreímos. Cuando estén listos, añadimos el 1/2 bote de habas con un poco de su caldo y el vaso de vino blanco. Las hacemos a fuego medio hasta que todo el líquido se evapore. Escurrimos el arroz y lo ponemos bajo un chorro de agua para cortarle la cocción. Lo mezclamos con el sofrito de habas, añadiendo un poco de colorante amarillo para darle color. Salpimentamos. Servimos caliente con unas tiras de pimiento de piquillo y unas rodajas de limón.

Todas las semanas publicamos una receta, si te has perdido alguna, búscala pinchando aquí.

por

En:Recetas

Comentarios desactivados

Este pollo al jengibre os encantará si sois fans de esta raíz de forma estrafalaria. Es cierto que cuando lo pruebas crudo tiene un sabor muy fuerte, casi como de colonia, que te satura todo el paladar, pero en su justa medida es posible quedarse con lo mejor de su sabor: que es el toque fresco que aporta.

El jengibre es ampliamente usado en las cocinas china y japonesa, no así tanto en la nuestra, tal vez por su fuerte sabor. Sin embargo, la implantación de la cocina asiática y, sobre todo, el surgimiento de tiendas con productos para inmigrantes están haciendo que sea cada vez más fácil encontrarlo y verlo en más preparaciones. Precisamente, nosotros nos decantamos por este plato gracias a verlo en la tienda de fruta y verdura del chino de abajo de casa.

Para acompañar el pollo al jengibre, hemos optado por unas patatas cortadas en cuartos, con su piel, y fritas a baja temperatura. ¡Qué sería un pollo a la plancha sin sus patatas! Y para completar el triángulo amoroso del sabor, unos pimientos rojos asados regados con un chorro de AOVE.  Vamos allá.

Pollo al jengibre.

Ingredientes (2 personas):

1 pechuga de pollo. 1 trozo de jengibre (del tamaño de 1 ajo grande). 1 diente de ajo. el zumo de 1/2 naranja. sal y pimienta. aceite de oliva virgen extra. perejil (para decorar) 1 patata mediana. pimientos rojos asados.

Preparación:

Cortamos la pechuga en 4 trozos medianos. Los salpimentamos. Rallamos o picamos muy fino el trozo de jengibre así como el diente de ajo y los añadimos al pollo. Añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y, con las manos, extendemos todo para que impregne bien la carne. Rematamos con el zumo de media naranja. Dejamos macerar durante, al menos, 12 horas. En el momento de hacer el pollo, le escurrimos la marinada y lo pasamos por una sartén o una plancha con un poco de aceite. A una temperatura media-alta, para que la carne coja un buen color tostado y el interior quede jugoso. A mí se me pasó este punto y la carne no quedó tan jugosa, pero estaba buena. Mientras tanto, o un buen rato antes, lavamos muy bien la patata y la cortamos en cuartos. La freímos en abundante aceite de oliva virgen con la piel a temperatura media-baja para evitar que se queme por fuera y quede cruda por dentro. Podemos acelerar este proceso si tenemos la patata previamente cocida. Servimos las trozos de pechuga de pollo al jengibre enteros o cortados en trozos más pequeños. Acompañados de las patatas fritas y unos cuantos pimientos rojos asados aliñados con un chorro de AOVE. Decoramos con perejil picado.

Espero que os haya gustado esta receta y que si no sois muy fans del jengibre, con ella ahora lo seáis un poco más. Ya sabéis que podéis consultar más recetas de las que tenemos hechas, pinchando aquí.