El pa amb oli mallorquín es la esencia del Mediterráneo. Al igual que el pa amb tomaquet catalán y el andaluz pan con aceite, el pa amb oli nos devuelve a nuestro pasado agrícola, un pasado no tan lejano en el espacio ni el tiempo en el que se comía lo que daba la tierra.

Al ser algo tan característico de Mallorca, no hay una única manera de preparar el pa amb oli: pan tostado o sin tostar, con un ajo restregado o no, el tomate en trozos o untado… Lo que sí que es impepinable es que el pan debe ser payés y los tomates de ramallet, una variedad autóctona hecha a las condiciones de la isla y que se caracterizan por el largo tiempo que llegan a durar. Sin embargo, es muy difícil encontrar estos tomates fuera de Mallorca, así que creo que se podrían sustituir por tomates pera o tomates de rama normales y corrientes.

Otra cosa buena del pa amb oli son los acompañamientos que lleva. No estamos hablando de unas tostadas de pan con AOVE y tomate. Estamos hablando de un universo de posibilidades en el que podemos encontrar desde versiones clásicas con jamón serrano y queso de Mahón a otras más elaboradas, como la que probé en Can Lluc, con pinchos morunos, queso con bacon, cebolla a la plancha y pimientos de piquillo.

Como colofón, no puede haber un pa amb oli que se precie de tal nombre si no se remata el plato con aceitunas verdes, negras estilo pasa (en Mallorca, de la variedad empeltre), guindillas e hinojo marino (opcional).

pa amb oli

pa amb oli

Pa amb oli mallorquín

Preparación:

  • Tostamos el pan hasta que quede bien morenito y crujiente.
  • Dependiendo de lo que nos guste, untamos con el diente de ajo una o las dos caras de las tostadas.
  • Le echamos al pan un chorro de buen aceite de oliva virgen extra y restregamos el tomate.
  • Sobre una de las rebanadas colocamos el jamón serrano y sobre la otra, el queso.
  • Disponemos las tostadas sobre el plato y las acompañamos de aceitunas verdes, aceitunas negras de Aragón y unas cuantas guindillas.
  • Elige una buena compañía y disfruta con toda la tranquilidad de tu pa amb oli mallorquín.

Muy recomendable es tomarlo con una copa muy fresquita de Malvasía, un vino blanco de Mallorca. Pero si no lo encuentras, cualquier otro blanco te valdrá.

Si esta receta te ha gustado, no dudes en echarle un vistazo a todas las demás que ya hemos publicado pinchando aquí. Y aquí, más info para saber cómo hacer un pa amb oli lo más auténtico posible.

El ajaceite es la receta con la que volvemos en el 2º round del reto de El Asalta Blogs. He intentado tomarme esto también como un reto personal, en el que hacer recetas a las que no esté acostumbrado para, así, ir mejorando mis habilidades en la cocina.

Los dulces siempre se me han resistido un poco, así que, en un principio, probé con el cake de AOVE y miel; pero mi horno es una máquina incontrolable y en las dos ocasiones que intenté hacer este bizcocho el resultado final parecía salido de un reactor de Fukshima. Por dentro tenía una consistencia perfecta y el sabor era genial, pero la presentación era un completo desastre. Un desastre de aspecto carbonizado.

Así que resignándome, decidí aparcar la receta del cake hasta otra ocasión y buscar un nuevo botín con el que arrasar. Mi objetivo ha sido el ajaceite o ajoaceite, una salsa (¿o más bien puré?) típica de Aragón a base de patata, ajo, huevo y, por supuesto, aceite de oliva virgen extra. Así que, a pesar de su nombre, no hay que confundir este plato con el tradicional alioli (all-i-oli/ajo y aceite). Seguir leyendo

Este arroz con habas está muy lejos de ser una paella. Tanto como los 300 y pico de kilómetros que separan Madrid de Valencia. La paella me recuerda a playa, a verano, aromas marítimos y gaseosa fresquita. También a río y montaña, a los tiempos en los que se podía hacer fuego en el monte.

El aperitivo AOVE que hoy os traigo, no quiere ser una paella. No puede serlo. Igual que Madrid no puede ser el Levante. Y encima un arroz con habas a lo rápido. A lo madrileta. Que en Madrid siempre tenemos prisa. No, hombre, no. Este arroz es de batalla, para sacarte de un apuro si tienes invitados o mientras esperas con una cerveza o un vino blanco que se haga la comida. Pero si quieres aprender una versión más elaborada, te recomiendo esta de Los blogs de María.

El arroz es arroz normal y corriente, a diferencia del basmati que usamos con las brochetas de pollo. Y las habas, son habas baby de bote. Es decir, todo muy de andar por casa. Para terminar el aperitivo, yo lo acompaño con unos recortes de bacalao que había por el frigorífico.

arroz con habas

arroz con habas

Arroz con habas

Preparación:

  • Cocemos el arroz en bastante agua, con un chorro de AOVE, un diente de ajo, sal y una hoja de laurel.
  • Mientras se va haciendo el arroz, picamos la 1/2 cebolla y el otro diente de ajo, y los sofreímos. Cuando estén listos, añadimos el 1/2 bote de habas con un poco de su caldo y el vaso de vino blanco.
  • Las hacemos a fuego medio hasta que todo el líquido se evapore.
  • Escurrimos el arroz y lo ponemos bajo un chorro de agua para cortarle la cocción.
  • Lo mezclamos con el sofrito de habas, añadiendo un poco de colorante amarillo para darle color. Salpimentamos.
  • Servimos caliente con unas tiras de pimiento de piquillo y unas rodajas de limón.

Todas las semanas publicamos una receta, si te has perdido alguna, búscala pinchando aquí.