Entradas Etiquetadas ‘recetas aceite de oliva virgen extra’

por

En:Recetas

Comentarios desactivados

Este pollo al jengibre os encantará si sois fans de esta raíz de forma estrafalaria. Es cierto que cuando lo pruebas crudo tiene un sabor muy fuerte, casi como de colonia, que te satura todo el paladar, pero en su justa medida es posible quedarse con lo mejor de su sabor: que es el toque fresco que aporta.

El jengibre es ampliamente usado en las cocinas china y japonesa, no así tanto en la nuestra, tal vez por su fuerte sabor. Sin embargo, la implantación de la cocina asiática y, sobre todo, el surgimiento de tiendas con productos para inmigrantes están haciendo que sea cada vez más fácil encontrarlo y verlo en más preparaciones. Precisamente, nosotros nos decantamos por este plato gracias a verlo en la tienda de fruta y verdura del chino de abajo de casa.

Para acompañar el pollo al jengibre, hemos optado por unas patatas cortadas en cuartos, con su piel, y fritas a baja temperatura. ¡Qué sería un pollo a la plancha sin sus patatas! Y para completar el triángulo amoroso del sabor, unos pimientos rojos asados regados con un chorro de AOVE.  Vamos allá.

Pollo al jengibre.

Ingredientes (2 personas):

1 pechuga de pollo. 1 trozo de jengibre (del tamaño de 1 ajo grande). 1 diente de ajo. el zumo de 1/2 naranja. sal y pimienta. aceite de oliva virgen extra. perejil (para decorar) 1 patata mediana. pimientos rojos asados.

Preparación:

Cortamos la pechuga en 4 trozos medianos. Los salpimentamos. Rallamos o picamos muy fino el trozo de jengibre así como el diente de ajo y los añadimos al pollo. Añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y, con las manos, extendemos todo para que impregne bien la carne. Rematamos con el zumo de media naranja. Dejamos macerar durante, al menos, 12 horas. En el momento de hacer el pollo, le escurrimos la marinada y lo pasamos por una sartén o una plancha con un poco de aceite. A una temperatura media-alta, para que la carne coja un buen color tostado y el interior quede jugoso. A mí se me pasó este punto y la carne no quedó tan jugosa, pero estaba buena. Mientras tanto, o un buen rato antes, lavamos muy bien la patata y la cortamos en cuartos. La freímos en abundante aceite de oliva virgen con la piel a temperatura media-baja para evitar que se queme por fuera y quede cruda por dentro. Podemos acelerar este proceso si tenemos la patata previamente cocida. Servimos las trozos de pechuga de pollo al jengibre enteros o cortados en trozos más pequeños. Acompañados de las patatas fritas y unos cuantos pimientos rojos asados aliñados con un chorro de AOVE. Decoramos con perejil picado.

Espero que os haya gustado esta receta y que si no sois muy fans del jengibre, con ella ahora lo seáis un poco más. Ya sabéis que podéis consultar más recetas de las que tenemos hechas, pinchando aquí.

Si te gustan las ensaladas de legumbres, esta ensalada de judías blancas con aguacate te va a encantar. Es ideal para cuando el calor empieza a apretar y queremos algo fresco. Y como lo que proponemos es uno de nuestros aperitivos AOVE, tiene que ser algo ligero que no nos quite luego las ganas de comer.

Para esta receta he intentado que la presentación de la misma cuente bastante, presentando la ensalada en un cuenco hecho con una tortilla de trigo mexicana. Sin embargo, en esta ocasión no se me ha tostado bien y al poner la ensalada se me abría y no me ha quedado otra que presentarla dentro del cuenco de cerámica. Pero si [email protected] lo hacéis bien, os resistirá lo que le pongáis dentro.

Para la vinagreta he optado por un toque mediterráneo, añadiendo tomillo, pero os recomiendo que probéis a hacerla con hierbabuena fresca, picada muy finamente. Hará que la ensalada sea más refrescante.

Ensalada de judías blancas con aguacate.

Ingredientes (2 personas):

1 bote pequeño de judías blancas cocidas. 1 aguacate. 7 u 8 tomates cherry. 1 zanahoria. 1 pepino. 1 cebolla morada pequeña. 100 gr. de cuadraditos de queso feta en salmuera. 2 tortillas de trigo mexicanas. aceite de oliva virgen extra. tomillo. el zumo de 1/2 limón. sal y pimienta.

Preparación:

Escurrimos y lavamos las judías blancas. Pelamos y cortamos el pepino y la zanahoria. El pepino en cuadritos y la zanahoria en finas rodajas. Cortamos los tomates cherry a la mitad y la cebolla en finas láminas. Añadimos al resto de ingredientes. Escurrimos el queso feta de la salmuera y lo añadimos. Pelamos y cortamos el aguacate el cuadraditos y lo juntamos con los demás ingredientes. Humedecemos las tortillas y las acomodamos en unos cuencos, juntando muy bien los pliegues. Las calentamos en el horno hasta que queden tostadas y crujientes. En el zumo de 1/2 limón, mezclamos la sal, la pimienta y el tomillo hasta que la sal se disuelva. Echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra y mezclamos bien hasta la vinagreta esté emulsionada. Ponemos todos los ingredientes dentro del cuenco de tortilla de trigo y aliñamos con la vinagreta.

Si esta receta te gusta, échale un vistazo a todas las demás que ya hemos publicado pinchando aquí.

Pues aquí vamos con la primera receta de El Asalta Blogs, el último reto que desde Gastroandalusí nos han propuesto. Lo cierto es que no ha sido nada fácil quedarse con una receta del blog de Contigo en la playa. Al hecho de tener que decantarse por una que fuese sencilla de realizar en vídeo, se le ha sumado la dificultad de elegirla teniendo en cuenta su originalidad, para evitar repetirnos con algún otro participante.

Al final me he decantado por el pincho de setas con jamón, pues me ha gustado mucho la forma en la que lo prepara, con un majado de ajo y perejil con aceite de oliva virgen extra, de la misma manera en que yo suelo hacerlas.

El toque personal a la receta se lo he querido dar, sobre todo, en la forma de preparar el jamón. Copiando a Marcelo, de la Cocina del aficionado, calenté la loncha de jamón en el microondas entre dos trozos de papel de cocina hasta que se quedó completamente seco. Luego lo machaqué en el mortero hasta reducirlo a polvo, consiguiendo lo que se suele llamar una sal de jamón, que espolvoreé por encima del pincho.

Seguir leyendo